Por Alejandro Bianchi, Presidente de Liveware I.S.

Las empresas durante estos más de 100 días de aislamiento, hicieron importantes cambios. Hay empresas en diferentes niveles, si se puede medir como madurez de las organizaciones en lo que hace al trabajo remoto, hay compañías que ya venían teniendo esa realidad como una manera de agilizar sus procesos y en algunos casos hasta como un beneficio para sus empleados. En cuyo caso, lo único que esta situación hizo fue convertirlo en algo más profundo, sin representar mayor esfuerzo. En cambio, a aquellas compañías que no tenían ni sus procesos, ni tecnologías e inclusive ni su cultura adaptada a trabajar de esta forma, les generó un esfuerzo mayor.

Una de las principales cuestiones, es prepararse mentalmente para separar la vida personal de la del trabajo, estando en nuestras casas. Por lo general, lo que se plantea es que se trabaja más tiempo del que se trabajaba antes. A muchas personas les resulta difícil separar el tiempo que necesitan para resolver los problemas del hogar con los del trabajo, con lo cual eso implica hacer cambios de mentalidad en saber clasificar el tiempo en lo que dedico al trabajo, a cuestiones de la casa y a aspectos personales de entretenimiento y distracción. Ese es el gran desafío, poder lograr un equilibrio entre lo personal y lo laboral. 

Por otro lado, la Inteligencia Artificial (IA) es hoy por hoy una de las revoluciones que en los próximos años cambiará no solo la forma de trabajar sino en muchos aspectos, la forma en la que vivimos. Con respecto al trabajo, la IA no va a reemplazar al 100% las actividades que realizan las personas. En algunos casos, puede ser que sí, como industrias manufactureras, por ejemplo, donde es muy probable que la generación de humano disminuya, en relación a la creación de puestos de trabajo para robots. No obstante, el desafío es crear otro tipo de puestos de trabajo donde la creatividad y la capacidad de las personas puedan crecer. En ese nuevo ámbito, la IA junto con la capacidad de las personas, tenderá a crear teams en donde se potencien las capacidades de resolver problemas. 

La IA es muy buena para resolver problemas que son conocidos, con mucha velocidad, y eso permite darle espacio a la gente para poder resolver otros que son todavía desconocidos, en donde nuestra creatividad, capacidad de conocimiento y resolución aún siguen estando muy por encima de lo que pueda hacer una máquina. En algún punto, las tecnologías terminan cuando el problema requiere de la intervención de una persona, ya que ésta es requerida para atender, escuchar y contener al cliente para resolver un determinado problema. 

En el área de Tecnología, los puestos de trabajo que crecerán hacia el futuro serán los relacionados a la Ciencia de Datos. Asimismo, todo lo que tenga que ver con arquitectos de soluciones con foco en Cloud Computing, estrategias de  omnicanalidad, de manera de potenciar la propuesta de valor de las empresas hacia sus clientes y crear experiencias cada vez más innovadoras. Por otro lado, continuará la demanda de todo lo que tenga que ver con RRHH y lo que se conoce como e-rectuiting, profesionales preparados para poder hacer entrevistas laborales de forma remota, o la utilización de tecnologías, (Máquinas de aprendizaje y/o de aprendizaje profundo),  para poder hacer entrevistas mucho más enriquecedoras, más simples, más ágiles. Con respecto al área de Marketing, se aprovecharán las herramientas del Big Data y Analytics para generar nuevas capacidades en las áreas, y nuevas maneras de hacer campañas y atraer clientes. 

Es así como los empleos tradicionales se van a reconvertir y la adaptación no podrá ser una excepción, sino una obligación para que todas las empresas logren su continuidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *